Image Image Image Image Image
Hacete amigo Seguínos Suscribite
Share
Volver Arriba

Arriba

Blog

09

Mar
2015

En Blog

“Acá en el barrio soy feliz”

El 09, Mar 2015 | En Blog

Conocé la historia de Cloti, nuestra querida cocinera de Ejército de los Andes. “Acá son 6 años pero en la cocina, toda la vida”.

 

Clotilde Silvia López (68) vive en el noveno piso de uno de los nudos de Ejército de los Andes hace 40 años. Desde que llegó de Salta, trabajó cama-adentro en varias casas, en la cocina de un colegio y también en un boliche. Además, hizo cursos de cocina y estudió para ser cocinera profesional. Nos cuenta que hace 6 años es la cocinera de la Casa del Niño y se siente como en su casa. “En cada lugar donde estuve, me trataron como de la familia”.
_

“Siempre trabajé muchísimo. Ahora, lo que a mí me gusta es la cocina. Yo nací en una cocina, mi mamá era cocinera. Me llevaba a la cocina donde ella trabajaba y yo la esperaba sentada de chiquita. A los 5 años le pelaba las papas”

_
Luego de muchos años de trabajo en Buenos Aires, Cloti comenzó a pagar un departamento para ella y otro para su hijo. Al igual que a otras 50 familias, en el año 98, los estafaron. “Yo tenía el pensamiento de irme del barrio por la altura del departamento, los ascensores que a veces no andaban, subir y bajar. Pero bueno eso no era nada, acá vivo bien. Lástima tantos años de trabajo, trabajar horas extras, sábados y domingos y feriados y que pase eso”.
_

Cloti junto a Lore, Adri y Tati, compañeras de la Casa del Niño

Cloti junto a Lore, Adri y Tati, compañeras de la Casa del Niño

_
Cloti (5)Sin embargo, rescata que luego de tantas dificultades siempre contó con el apoyo de sus vecinos. “Mis vecinos son buenísimos, acá en el barrio soy feliz. Me quieren mucho. Por ejemplo cuando me enfermé, mi marido se enfermó, me ayudaban para subirlo, para bajarlo. Ahora como el ascensor no anda todo el día, tiene horarios y yo no ando tan bien, me han dado la llave. Todos me aprecian mucho”.

Cloti vive a media cuadra de la Casa del Niño. En un día de lluvia, se queda preparando la comida para el día siguiente, mientras espera que pare el agua. “Acá me siento bárbara, me siento bien. Viviría acá en la cocina, cuando estoy en casa me duele todo”, dice entre risas.

 

 

Share

Tags | , , ,

Dejá tu comentario