Image Image Image Image Image
Hacete amigo Seguínos Suscribite
Share
Volver Arriba

Arriba

Blog

28

May
2014

En Blog

“Soy mamá y también mujer”

El 28, May 2014 | En Blog

Evelyn tiene 20 años y dos hijas: Lucía (4) y Milena (2). Recuerda que llegó a Estimulación Temprana sólo para “acompañar una amiga” y que luego de ese primer encuentro no dejó de venir más.

 

Ese primer día, Mili les preguntó si se cuidaban a ellas mismas. Evelyn enmudeció. Su único recuerdo de “haberse cuidado” se remitía al embarazo de Milena: tenía quistes en los ovarios, piedras en la vesícula y los médicos le había recomendado interrumpir el embarazo para operarla. Sin embargo, ella decidió seguir y tomar los recaudos necesarios para preservar su salud y la de su beba. Más allá de esa situación, no tenía registro de lo que Mili decía. Había sido mamá a los 16 años y aunque el papá de sus hijas la había acompañado desde un primer momento, su vida empezaba y terminaba en las nenas. Había dejado de ver a sus amigas de la infancia ya que estaban en “otra” y no quería salir a la calle: tenía 20 kilos de más y se había abandonado completamente. Se vestía de negro y sólo salía a hacer las compras. Se sentía muy sola y en muchas ocasiones culpable.
_

Mili y las chicas me escuchan, me enseñan a pensar un poco más en mí, a aceptarme como soy y también me hablan para que empiece a cuidarme más.

_
“Cuando las nenas se enfermaban, cuando no sabía cómo criarlas. Siempre me sentía muy mala madre”, cuenta Evelyn.

Al llegar a Estimulación Temprana encontró mucho más de lo que esperaba: otras mujeres sentían lo mismo que ella. Encontró un lugar donde compartir sus dudas, donde aprender un poco más el “oficio de ser mamá”.

“Mili y las chicas me escuchan, me enseñan a pensar un poco más en mí, a aceptarme como soy y también me hablan para que empiece a cuidarme más. Encontré amigas con quienes comparto las mismas cosas, soy mamá y también mujer”, cuenta con una amplia sonrisa.
_

_
Desde hace un tiempo, comenzó a vestirse con ropa más clara y a salir cada vez más. Ella se siente mejor y ve cómo esto impacta positivamente en las nenas: se vinculan mucho más con otros nenes, ya no lloran tanto ni son tan tímidas. Tanto Evelyn como sus hijas comienzan a vislumbrar un nuevo camino de alegría y aceptación.

Share

Tags | , , ,

Dejá tu comentario